EL CONDE DUQUE DEL CAZO REAL O LA NUEVA NOBLEZA ESPAÑOLA

28 enero, 2012
By

 

 

CAZO

 

Cuando se daba la palabra, obligaba, como obligaba un apretón de manos, se firmase o no, se cumplía cualquier trato económico o de honor.

Cuando la nación estaba en peligro, se salía a defenderla y a esos valientes se les concedía privilegios y títulos para su honra y sirvieran de acicate a la sociedad y sus descendientes los llevaban con orgullo.

Pero eso antes, ya no, ahora eso no se lleva, los reyes eran reyes y fundaban dinastías, cuando por hechos gloriosos, sus compatriotas los elevaban, ahí tenemos el ejemplo de Pelayo en Asturias, Iñigo Arista en Navarra, el conde Fernán  González en Castilla, etc. Pero eso era antes, ahora no.

Ahora, por el mero hecho de nacer, sin ningún merito, como regalo por abandonar la soltería, por… ¿Por qué les da títulos nobiliarios?, ¿Qué les premia?, ¿Qué méritos tienen para merecerlos?, ¿por ser hija…? , ¿Cómo regalo de bodas?, ¡no tienen bastante con trabajos creados a medida!, ¡con sueldos desproporcionados a su valía!, más otras muchas cosas que no sabemos pero sospechamos, como cobrar por asistir a inauguraciones, consejos de administración, etc.

Ahora lo que se lleva es el ser Truhán, pero no en el sentido de la canción de “soy un Truhán, soy un señor”, no, en el más claro del diccionario de  la Real Academia Española de la Lengua, Sin vergüenza, que vive de engaños y estafas.

Preguntar a cualquier autónomo español, cuando por imposibilidad económica incumple el pago de la Seguridad Social, se lo comen a intereses, recargos, embargos de cuentas, comunicación a hacienda etc. Pues a estos señoritos no, a los nuevos “nobles” no, esos que los son ¿por…?, ¡Ni ellos saben sus méritos!, para estos, no pagar lo que se debe, o cobrar lo que no se debe, es como un deporte, eso si, pues estos “nobles”, no pagaron la Seguridad Social de un matrimonio que tenían de servicio, pero ellos si lograron parar el embargo, y darles de baja con efecto retroactivo, y no les pasó nada, pero a ese matrimonio le descontaran un 8 % en su jubilación, por año no cotizado, si no llegan al mínimo de cotización, y encima, esta nueva “nobleza”, les cobraba 350 euros al mes, por vivir en la casa de servicio y cuidar el palacete, a eso se le llama clase y estilo, ¡Que falta de categoría!,  ¡patéticos impresentables!

Pero no para ahí, en este país de cinco millones de parados, de miles de familias perdiendo sus viviendas, estos nuevos “nobles”, cometían más fraudes, tenían ¡empleados fantasmas!, ¡Si!, fantasmas, como ellos, ¿motivo?, defraudar a hacienda.

Hasta tres fantasmas, que se sepan tenían, imitando a los castillos de los nobles escoceses, ¿tendrán más fantasmas escondidos?, empleados dados de alta en la SS, aunque los empleados fantasmas no cobraban y sabían que se defraudaba a hacienda, por lo menos cotizaban y si duraba, tendrían paro, no hay trabajo y los canallas se aprovechan de la necesidad del pueblo. Y ellos se quedaban con el dinero, dinero negro, como sus almas, dinero robado a todos, con la complicidad de unos necesitados.

Y que se hace, cuando se descubre a un “Truhán” en la familia, la gente decente, como poco se pone roja de vergüenza, y en la medida de lo posible remedia el mal hecho, así  comentaba una señora en la peluquería, con el asentimiento total de la concurrencia.

Si fuera yo el suegro, lo tenían claro, nada más enterarme, les hubiera obligado a devolver todo, pero todo, que vendieran el palacete, que arreglarán las cuentas y después…, si fuera mi hija, a tortas devuelven el dinero, ¡sinvergüenzas!, fue el menor de los insultos de las presentes, pero ,no, no solo no lo devuelven, encima les dan un sueldazo y los mandan fuera de España, para ver si prescribe y el pueblo no se entera, ¡sinvergüenzas!, clamaron a coro la peluquería entera.

Esa anécdota, repetida de mil distintas formas, en peluquerías, bares, mercados, reuniones, en pueblos, ciudades, pero la realidad no fue esa, como premio a la desfatachez, como insulto a los españoles, le consiguen un “trabajo” fuera de España, con un sueldo, en consonancia a su bajeza. ¡Hasta Un Millón Cuatrocientos Mil Euros!, declaró el nuevo “noble” de su empresa, 940.000 euros como consejero de Telefónica Internacional, 250.000 euros, como consejero de Telefónica España, 115.000 euros por la filial de México y 55.000 euros más, por la filial de Brasil.

Mientras un padre de familia, que se le ha acabado el paro, con más de 52 años, y cumpla unos determinados requisitos, cobra 426 euros mensuales.

¿Qué méritos tiene ese Truhán?,  ¿Cuánto tiene que robar un español decente, para un trato similar?

¿Se merecen esos títulos?, ¿tendrá, la familia, vergüenza torera?

¿O le darán el título de Conde Duque del Cazo Real?

 

LUIS RUIZ

.
 

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites

Tags: , , , , ,

2 Responses to EL CONDE DUQUE DEL CAZO REAL O LA NUEVA NOBLEZA ESPAÑOLA

  1. Hispanicus on 30 enero, 2012 at 10:00

    A lo peor; para despistar juegan con las palabras y le llaman Conde Duque del Real Cazo; que parece igual pero no es lo mismo. ¿O sí? Entre Urmandangas anda el juego. ¿O no?

  2. Carlos on 30 enero, 2012 at 20:15

    valiente artículo Luis,estamos ya en una sociedad tan pasiva que se permite lo impensable.
    Es tal el clamor popular y tal rechazo a este corrupto sistema,que no va a hacer falta asaltarlo.Se va a morir solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


    Fatal error: Call to a member function attributes() on a non-object in /homepages/3/d228679020/htdocs/app/webroot/home/agora/wp-content/plugins/weather-slider/weather-slider.php on line 35