PROVOCACION INTOLERABLE

23 diciembre, 2011
By

 

El Rey Juan Carlos  I firma la Constitución
 Al finalizar el artículo “La Igualdad de Género” publicado dos días antes de la aplastante victoria electoral del candidato del Partido Popular, me refería a la todavía ministra de Defensa resaltando su ignorancia sobre la misión que la Constitución encomienda a las Fuerzas Armadas. Tal y como señalaba entonces consciente de la delicadeza del tema, la más elemental prudencia aconsejaba posponer un juicio crítico sobre la siniestra huella que deja tan peculiar ministra hasta conocer el desarrollo de los acontecimientos.  

 En un esclarecedor comunicado, el pasado 25 de noviembre “Ágora Hispánica” negaba rotundamente su adhesión a la “Mesa Nacional por la Revolución“, manifestando que no tiene relación política con nadie. Así mismo confirmaba lo que sus lectores y colaboradores valoramos especialmente: la libertad absoluta para elegir cualquier opción política a título exclusivamente individual. El comunicado finalizaba exhortando a todos a servir a España del mejor modo posible.

 Los regímenes totalitarios de cualquier signo político dominan los medios de comunicación, en tanto la principal característica común a las auténticas democracias, es la posibilidad de ejercer sin limitaciones ni cortapisas, la libertad de expresión tal y como determina el artículo 20 de nuestra máxima norma legal. El artículo de Nuño de Castro, “Fuerzas Armadas y Constitución” publicado el día en el que se conmemoraba el treinta y tres aniversario de la promulgación de la Ley básica de nuestra democracia, es buena prueba de ello y su lectura me ha estimulado a exponer, sin más demora el anunciado juicio crítico, con las correspondientes puntualizaciones, hechas desde el punto de vista de uno de los muchos españoles que han dedicado su vida entera al servicio de su Patria de la que se siente justamente orgulloso.

 Quien califica de delicado todo lo referente a las Fuerzas Armadas lo hace, plenamente consciente de su excepcional importancia, como español libre conocedor de nuestra convulsa Historia contemporánea. Aceptar que la  ministra de Defensa del Gobierno de España, desconoce la misión que la Constitución les encomienda en su artículo 8, equivale a un delito de alta traición. La prueba evidente de que comete tan flagrante delito, es la de solidarizarse, siendo miembro destacada de ese Gobierno, con el recalcitrante nacionalismo separatista de la Comunidad Autónoma de Cataluña, en el incumplimiento del artículo 3.1 de la Constitución española, que dice textualmente: El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. En democracia además de intolerable, es incomprensible que una política capaz de tal desafuero, continuara desempeñando su trascendental función. El agravio a la democracia constitucional es de tal magnitud, que exige la máxima cautela a la espera  de conocer la posición del nuevo Gobierno respecto a la misión encomendada a las Fuerzas Armadas, si no se modifica la Constitución por el procedimiento reglado en sus artículos 166 a 169.
 
 Como primera medida, ante lo que implica tal felonía para al estamento militar, cuyos componentes ofrecen vocacionalmente sus vidas hasta derramar la última gota de su sangre en el cumplimiento de su misión, se imponen determinadas consideraciones dado el conocimiento que tenemos todos los españoles de la misión que la Constitución encomienda a sus Fuerzas Armadas, consideradas por el pueblo soberano como la Institución mejor valorada de la nación. Es imprescindible tener en cuenta la excepcional importancia del contenido del artículo 8, al encomendarles:

                                      1º.- Garantizar la soberanía e independencia de España                
                                      2º.- Defender su integridad territorial     
                                      3º.- Mantener el ordenamiento constitucional

 Los demócratas, sean cuales sean sus preferencias políticas, rechazan el sectarismo. En este sentido es obligado profundizar en el origen de la intolerable La ministra Chacon,provocación denunciada desde el primer momento por quienes conocían las características de la señora Chacón. Es momento de decirlo todo. A la vista de la alarmante situación, de nada sirven la ambigüedad ni las medias verdades. Si la antidemocrática actuación de la ministra respecto al cumplimiento de la trascendental misión de las Fuerzas Armadas no se corrige inmediatamente por el nuevo Gobierno, restableciendo inequívocamente su misión constitucional, el riesgo de ruptura de la integridad territorial de España, ahora gravemente dañada, se incrementará exponencialmente, debido al caos reinante.

 La peculiar interpretación del progresismo del presidente Rodriguez Zapatero le hizo caer en la tentación claramente provocativa, de designar para regir el ministerio de Defensa a una reputada socialista catalana, caracterizada por su acendrado pacifismo y su proclamado nacionalismo, con abierta tendencia al separatismo.
 
 Sin duda es un grave error desconocer que la profesión militar es esencialmente vocacional. Entre los principios y valores que sustentan quienes responden a tal vocación, sobresalen el patriotismo y la lealtad, por lo que si de algo abominan profundamente, es del engaño y de la traición, de quien les encomienda cometidos, cuya artera intención enmascara con la denominación de misiones de paz.

 La falsificación de la Historia y su necio intento de reescribirla desde la perspectiva de un progresismo totalitario, afecta por tanto de manera especial a las Fuerzas Armadas, conocedoras de su importante misión. Se ha confirmado palmariamente el provocativo nombramiento de quien pensaba que la Institución militar estaba obligada a obedecer ciegamente sus mandatos, por aberrantes que fueran. Sin duda desconocía el carácter vocacional de quienes sitúan en lugar preferente su patriotismo, que les lleva a aceptar la muerte con la serenidad inherente en quienes saben que les puede llegar en cualquier momento en el cumplimiento de su misión. Era inútil tratar de convencerla del valor que encierra la sentencia “si vis pacem para bellum”, si quieres la paz prepara la guerra, que figura destacadamente en Academias, Regimientos y Unidades militares y marca la orientación de su formación para poder cumplir sus arriesgados cometidos. En su supina ignorancia creía que los soldados debían actuar exclusivamente en misiones de paz, prefiriendo morir a matar.

 No es posible olvidar, por quien conoce la verdadera Historia, no la manipulada por un partido político a la orden de un iluminado que ha hecho del aberrante propósito el independentista Maciade su falsificación bandera de progresismo, que al advenimiento pacífico de la Segunda República el catalán Francesc Maciá, que inicialmente sirvió a España en el Arma de Ingenieros del Ejército, donde llegó a alcanzar el empleo de coronel, evolucionó después hacia el separatismo de Ezquerra Republicana para proclamar el mismo día el Estat Catalá, siendo inmediatamente desautorizado por el Gobierno de la República, para morir con el estigma de la traición en Diciembre de 1933. El también catalán Luis Companys, en actitud similar a la de Maciá, protagonizó un nuevo intento de independencia, inmediatamente sofocado por el General Batet al servicio de la República, a comienzos del mes de Octubre de 1.934

  Al acuerdo para el estallido simultaneo de la proclamación del Estat Catalá con la revolución de Asturias, protagonizada por Ramón Gonzalez Peña y Belarmino Tomás, dirigentes socialistas con el apoyo de comunistas y anarquistas más los sindicatos UGT y CNT, se unió la huelga general alentada por el extremismo socialista de Largo Caballero conocido como el Lenin español y promotor del frente popular de filiación soviética, que hizo inevitable el enfrentamiento fratricida, cuyo rememoración, llena de rencor, odio y revanchismo ha sido la obsesión del socialismo, durante las dos siniestras legislaturas que han finalizado con su aplastante derrota democrática.

  El artículo 76 de la Constitución de la República española de 9 de Diciembre de 1.931, señalaba en su apartado d, entre los cometidos del Presidente de la República: Ordenar las medidas urgentes que exija la defensa de la integridad o la seguridad de la Nación, dando inmediata cuenta a las Cortes.

 El presidente Alcalá Zamora, católico practicante afín a la derecha, tenía como jefe de Gobierno al radical Alejandro Lerroux al que encomendó sofocar inmediatamente el intento revolucionario que atentaba abiertamente, tanto a la integridad como a la seguridad de la nación. La afortunada circunstancia de que al frente del ministerio de la Guerra estuviera un político íntegro, Diego Hidalgo notario de profesión y conocedor   de su misión, propició la rápida solución del conflicto con la intervención del Ejército mandado por los generales Franco y Goded fieles a la República.

 No es posible en democracia patrimonializar determinada opción política. Sin duda la gravedad extrema de la situación económica de España con más de cinco millones de parados, exige un tratamiento adecuado e inmediato en este vital aspecto. Primum vivere deinde philosophari. En este sentido, es oportuno señalar la inequívoca reacción del pueblo al cumplir democrática y categóricamente el indispensable requisito de expulsar del poder al Gobierno corrupto e indigno que ha provocado la situación agónica en que deja a la nación.
 
 A partir de lo expuesto, que considero exordio más que suficiente, intento ser fiel a mi propósito de demostrar lo intolerable de la provocación a la democracia por parte de un Gobierno tan infame, que su sola mención provoca la náusea.

 Pienso que para el posible lector, quedará constancia suficiente del acierto de los autores de la Constitución, conocedores de nuestra Historia, al encomendar a las Fuerzas Armadas la misión taxativamente señalada en su artículo 8, en previsión de que pudieran darse en el futuro circunstancias similares. No se puede ignorar que la Constitución vigente la refrendaron cerca del noventa por ciento de los españoles que respondieron a esta llamada imprescindible para iniciar el período democrático, abruptamente interrumpido por la gestión de un Gobierno detestable, debido al disparatado enfoque de su política desde su irregular irrupción.

 Es innegable que los españoles aceptan la democracia para ejercer su soberanía  Al desconocimiento de la actitud del Gobierno entrante respecto a un vidrioso tema, que invita a la máxima discreción en su tratamiento, se une de momento el obligado margen de espera que impone el conocimiento de las medidas que adopte en otros ámbitos. No obstante, la concurrencia con alarmantes síntomas que afectan al maltratado Estamento militar, obliga a mantener la discreción que la gravedad de la situación requiere.

 Sería una imperdonable temeridad no evaluar correctamente el grave riesgo que supone la fragmentación nacional, iniciada de facto en Cataluña, con su resistencia a cumplir íntegramente la Constitución de todos los españoles y en el País Vasco por la cobarde y traicionera cesión del Tribunal Constitucional ante el terrorismo asesino, al corregir políticamente una vital sentencia del Supremo que es la última instancia judicial.

 En la tesitura en que lamentablemente nos encontramos todos los españoles, me parecía oportuno pronunciarme en la forma en que lo hago para intentar aclarar determinados aspectos sobre mi particular enfoque de la situación.

                                                Valladolid 18 de Diciembre de 2011

                                                   Firmado: Lázaro Conde Monge 

.

.

 

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites

3 Responses to PROVOCACION INTOLERABLE

  1. Isidro Pérez Abella on 24 diciembre, 2011 at 14:36

     "El cielo entontece primero a los que quiere perder".
    (Eurípides)

  2. Hispanicus on 29 diciembre, 2011 at 20:59

    Excelente artículo, señor Conde Monge. Para mediar, para aprender y para poner en práctica.

  3. Ramiro A. on 2 enero, 2012 at 0:41

    Como siempre que le leo me sabe a poco, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


    Fatal error: Call to a member function attributes() on a non-object in /homepages/3/d228679020/htdocs/app/webroot/home/agora/wp-content/plugins/weather-slider/weather-slider.php on line 35